Porque la experiencia del vino
es completamente personal.
La cata del vino es subjetiva.