Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Hemos visto muchos tipos de botellas de vino. La innovación en el mundo vinícola está a la orden del día. Se busca la diferenciación, no solo en el contenido, sino también en el continente. Para comprar una marca de vino en vez de otra, ante la gran cantidad de oferta en el mercado que tenemos hoy en día, hay que tener una proposición de valor y una oferta diferente y atractiva que te destaque frente a tu competencia. La botella beronesa de la que ya os hemos hablado en este blog es un ejemplo de creatividad con botellas de vino. Y ahora os traemos otra innovación curiosa a la hora de comprar vino online: Garçon Wines, una startup con base en Inglaterra que ha creado un formato de botella de vino que entra en el buzón. Así, tal cual os lo contamos. Sus envases, en vez de cilíndricos, son rectangulares, y por tanto, pueden entrar en las ventanitas del buzón de correos, facilitando su entrega rápida en los domicilios.

Garçon Wines Botellas de vino innovadoras

Según su creador, Joe Revell, este nuevo formato de botella responde a una necesidad clara: mucha gente quiere recibir vino en sus casas y comprar a través de tiendas online, pero no siempre pueden estar presentes para recibir el pedido, y dado que en general son cajas que hay que recoger en persona, se encontraban con resguardos para ir a buscar las botellas a la oficina de correos, pedidos no entregados, etc. Ahora, gracias a su botella plana, pueden llegar a sus casas y encontrar su vino en perfecto estado, junto al resto de cartas recibidas.

Hay que tener en cuenta que esto es un invento del Reino Unido. No es extrapolable a todos los países ya que por ejemplo en España no tenemos en general los buzones que muestran en las fotografías en las puertas, además de que la boca del buzón es mucho más estrecha.

¿Ventajas de estas botellas de vino innovadoras? Ocupan menos espacio a la hora de ser almacenadas y están fabricadas de plástico reciclable (con lo que no se pueden romper tan fácilmente). Eso sí, habéis leído bien: el envase es de plástico, por lo que se entiende además que el consumo de estos vinos es en el momento y obviamente no dan pie a crianza en botella.

¿No os parece curioso? La idea está gustando en UK y aunque la empresa todavía no ha empezado a comercializar sus vinos, parece que cada vez cuentan con más suscriptores. El fin es claro: facilitar al consumidor el acceso al vino para que pueda degustar cómo y cuando quiera de su bebida preferida.