Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Barricarte es una empresa ubicada en La Rioja formada por artistas de diferentes ramas: el marketing, el diseño, la pintura y la escultura, que han unido su pasión por el vino y el arte en un proyecto cuyo fin es proporcionarle una segunda vida a las barricas de vino, convirtiéndolas con sus diseños en obras eternas.

Muchas personas, cuando van a ver una bodega, le preguntan a quien les está dando la visita qué es lo que hacen con las barricas una vez han cumplido su misión en la crianza de sus vinos. La mayoría se venden a empresas de espirituosos o a particulares, aunque depende del tipo de barrica y el tiempo de uso también pueden ser interesantes para otras bodegas. La segunda opción es restaurarlas y convertirlas en objetos decorativos. Y esa justamente es la misión de Barricarte.

¿Por qué algo tan bonito y artesanal como una barrica de roble no puede estar decorando nuestros salones, servir de regalo en bodas y celebraciones de wineloveros o utilizarse como distintivo publicitario?

Después de ser utilizadas para criar los mejores vinos de Rioja, en Barricarte crean auténticas obras de arte a partir de algo que ya de por sí lo es. Eso sí, la barrica la tratan y limpian primero, restaurándola, puliéndola y barnizándola, para posteriormente personalizarla al gusto del consumidor.

Estas barricas pueden estar dirigidas tanto a particulares que quieren contar con un elemento decorativo distinto en sus casas (en nuestro salón tenemos una barrica reconvertidoa en botellero, realmente preciosa), o para empresas que quieren lucir su imagen corporativa de una manera llamativa y original (“Una marca transformada en una obra artística”). También sirven para decorar jardines, merenderos, escaparates de tiendas y vinotecas, entre un sin fin de opciones.

Barricarte Arte en barrica

Las utilidades que trabajan podrían resumirse en cuatro grandes tipos de barricas: Decorativa, Publicitaria, Artística y Artesanía. La barrica final termina siendo toda una obra de arte porque está pintada a mano por verdaderos artistas.

“Una alternativa ecológica y de diseño para transformar un espacio.”

Además, desde Barricarte también participan activamente en diferentes eventos, como La Cata del Barrio de la Estación, las fiestas de la Calle Laurel de Logroño o el ciclo Canción y vino de Autor (promoción de vinos de autor a través de la música, la palabra y el arte).

En Marketing Vinícola somos muy partidarios del reciclaje. Nos encanta darle una segunda vida a todo lo que esté relacionado con el vino. Tanto en forma de manualidades DIY (con corchos, cajas de vino, botellas, etc.) como de arte sobre el arte. Así que os animamos a todos a ver la web de Barricarte y dejar volar vuestra imaginación vinícola.

¿Te animas a contar con tu propia barrica de vino personalizada? Gracias a Barricarte, donde antes hubo vino, ahora seguirá habiendo arte.