Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Las únicas ideas locas son las que nunca se llevan a cabo. Y sino que se lo digan a estos tres emprendedores estadounidenses, quienes cuentan con el primer viñedo plantado en una azotea de Nueva York. Los hermanos Devin y Thomas Shomaker junto a su amigo Chris Papalia, son los jóvenes creadores de los vinos Rooftop Reds.

Elaborados con las variedades Merlot, Cabernet Sauvignon y Malbec, estos vinos “de altura” verán la luz el próximo año. Tienen la intención de producir 300 botellas anuales con las uvas procedentes de las 50 jardineras urbanas que tienen instaladas en la azotea del Brooklyn Navy Yard. La primera cosecha se realizará el próximo Octubre y el lanzamiento de los vinos está previsto para Otoño del 2017.

Rooftop Reds wines New York

Las vides se plantan en 90 centímetros de tierra, siendo el 40% de esta vidrio reciclado triturado, consiguiendo así tener “un suelo liviano sostenible”, parecido a lo que podría ser un viñedo tradicional.

“Queremos replantear el espacio urbano de una manera sostenible. Nuestra misión es ambiciosa, va mucho más allá de simplemente traer la viticultura a la industria de la agricultura urbana. Rooftop Reds pretende encabezar un movimiento innovador en el mercado del vino del Estado de Nueva York y plantar las semillas para una nueva generación de entusiastas de la viticultura.

La idea de cultivar en azoteas no es nueva. Cuando estos emprendedores vieron que en el Brooklyn Grange (un negocio creado en 2010) producían hierbas frescas, vegetales y miel en azoteas de Nueva York, pensaron: ¿y por qué no plantamos viña?

El estado de Nueva York es el tercer mayor productor de vino en Estados Unidos. Pero apenas un pequeño porcentaje del consumo actual de la ciudad de Nueva York apoya vinos del estado.” comenta Devin Shomaker.

Además de expandir el negocio produciendo vinos en otros viñedos instalados en techos de Brooklyn, también venden experiencias, como happy hours en la azotea, catas maridadas e informales, jornadas educativas, etc. La noticia ha dado la vuelta al mundo y está encantando. Seguramente muchos les llamaron locos cuando dijeron que querían producir vinos en una azotea, pero ya sabemos que “un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa” (Mark Twain).