Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Joel Paglione es un empresario canadiense que hace 30 años tuvo una idea: ¿para qué esperar durante mucho tiempo a que el vino envejezca en barrica para su crianza si puedo cumplir la misma función con una simple botella?

Suena curioso y descabellado, pero así fue como creó la botella de roble americano ‘Oak Bottle’.

Oak Bottle

No solamente sirve para realizar una “crianza rápida” en vinos, sino que también se puede utilizar para otras bebidas espirituosas, como vodka, ron, tequila y whisky. Eso sí, aseguran que su uso no es que convierta un vino malo en uno bueno, pero sí mejorará su calidad y sabor.

“La forma más pequeña y rápida para replicar bebidas de larga crianza en barricas.” – Oak Bottle

Lo único que hay que hacer limpiar la botella (dejándola 24 horas con agua en su interior), y después verter el vino o el alcohol que queramos “envejecer” en su interior, entre 48 y 72 horas, dependiendo de la intensidad de sabor que queramos aportarle.

¿Eres de los que les gusta que al vino se le note la madera? ¿Quieres darle un toque de vainilla a tu bebida? ¿O quizás prefieres que tenga notas de café? Son ocho las versiones de botella que ofrecen al mercado, con gustos como la vainilla, la cereza, el chocolate o el limón.

Pinocchio Barrique

A esta botella ya le ha salido competencia: Pinoccio Barrique Bottle. Una botella de madera europea concebida en Italia que consigue el mismo efecto que la Peglione, solo que necesita contener más días el vino en su interior.

El invento queda curioso como regalo y la botella es bonita, aunque decir que no te hacen falta barricas y que te puedes montar la bodega en casa criando tus propios vinos es bastante arriesgado y un tanto anecdótico.