Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Si queremos hacer del descorche del vino
un verdadero ritual,
nada mejor que usar la máquina de rube Goldberg.

Hacer complicado lo fácil…
Eso a veces también tiene su encanto ;)