Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

¿A que habéis escuchado muchas veces
todos los beneficios que tiene el vino tinto?

Nos alegra las tardes entre amigos
y nos da vidilla en las noches románticas en pareja.

Beberlo nos hace ponernos rojitos…
aunque ese no es el único efecto que puede hacerle a nuestra piel.

Os propongo esta mascarilla casera para conseguir, gracias a los beneficios del vino,
efectos rejuvenecedores, antioxidantes y antiedad en nuestra cara,
para así sea tan suave como el hollejo de una uva.

Para hacerla necesitas:
4 cucharadas de vino tinto
2 cucharadas de miel

¿Quieres saber cómo prepararla? Sigue leyendo ;-)Es tan fácil como mezclar ambos ingredientes (las 4 cucharadas de vino y las 2 de miel)
en un recipiente durante un ratito.

Cuando esté bien mezclado, con las yemas de los dedos y haciendo movimientos circulares, te lo aplicas en la cara y en el cuello. Así hay que quedarse durante 15-20 minutos en los que, mientras revisas el Twitter o las actualizaciones del Facebook, dejas que la mezcla actúe.

Pasado ese tiempo, te enjuagas con un poco de agua tibia.

Si haces esto unas dos veces por semana podrás empezar a sentir los beneficios del vino tinto y de la miel sobre tu rostro.

Es un método hidratante que te dejará la piel suave, suave.

Y ya que has abierto la botella para hacer la mezcla, te tomas un vinito a tu salud,
¡porque te lo mereces y por guapa! ;-)